Lanzamientos

'White' de The Beatles: Una joya de 50 años

26/11/2018 | Carlos Passage

El álbum homónimo de los Beatles, a menudo conocido como el “Álbum Blanco”, vuelto a  vuelve entrar en la lista Billboard 200, los 200 discos más vendidos en U.S. al No. 6.

La nueva edición conmemorativa 50 aniversarios vendió en su primera semana en Estados unidos, 63,000 copias según Nielsen Music. De esa suma, 52,000 fueron en ventas de álbumes tradicionales. (cds, vinilos y digitales).




“The White Album”, lanzado por primera vez en 1968, ha sido remasterizado y reeditado esta vez en una variedad de formatos, que incluyen rareza, tomas nunca antes conocidas y versiones especiales. La edición “Superdeluxe” está compuesto de seis cds y un blu ray.

El álbum original pasó nueve semanas no consecutivas en el No. 1 entre el 28 de diciembre de 1968 y el 1 de marzo de 1969. Es uno de los 19 álbumes número 1 de The Beatles.


“The White Album” no es el primer álbum de los Beatles en volver a visitar las 10 primeras décadas después de su lanzamiento. Su disco “Sgt. Peppers Lonely Hearts Club Band” también logró la hazaña luego de la reedición de su 50 aniversario en 2017. El álbum reingresó al número 3 el 17 de junio de 2017. El “Sargento Pimienta” acumuló 15 semanas consecutivas en el No. 1 entre el 1 de julio y el 10 de octubre de  1967.



 

Cuatro cosas esenciales del “White” 50 años

 

1. Diferencias en la mezcla de 2018

Si bien la edición del “White album” de 2018 puede no tener tantos cambios obvios como el “Pepper” del 2017, hay algunas cosas que buscar.

 En general, los instrumentos se destacan mejor en esta nueva mezcla que antes. Un gran ejemplo de esto está en "Dear Prudence", donde la guitarra y el bajo se destacan en los altavoces. El oyente también puede apreciar las complejidades de la musicalidad, ya que ahora se destacan más en la nueva mezcla. 



 

2. Las grabaciones de Esher

La pronunciación correcta es “ee-sher”, le sugirió el productor del disco Giles Martin (hijo de George Martin) a un grupo de personas de los medios de comunicación, música y entretenimiento en la torre Capitol Records en Los Ángeles a fines del pasado mes de septiembre. 

Las 27 canciones fueron tomadas de una cinta proporcionada por la viuda de Harrison, Olivia las cuales se hicieron en la cabaña “Esher” de él antes de que se grabara el álbum. Las grabaciones de “Esher” han circulado entre los coleccionistas durante años, pero no con esta verdadera calidad estéreo que ahora tenemos en la edición conmemorativa. 

Sin embargo Giles Martin le dijo a Billboard  que dejó algo de la aspereza de las cintas originales. "No puedo suprimir el “hiss” porque le quita el sonido original un poco. Los limpiamos en cierta medida, pero es debido a la mezcla y la ecualización. Es justo lo que hacemos, en realidad”.



 

 

3. “Outtakes” notables incluidas en la versión “Super Deluxe

Algunas de las pistas extravagantes incluidas en la edición Super Deluxe  dan una excelente visión de la evolución de algunas de las canciones del álbum. Por ejemplo la versión de “Revolution 1” de diez minutos que abre el CD 4, el primer disco de la sección “Sessions”, muestra de primera mano la relación directa de la canción entre “Revolution # 1” y “Revolution # 9”.

El track comienza como la original "Revolution # 1", pero luego se convierte en la  "# 9". Esto fue evidente por primera vez hace unos años, cuando surgió una versión diferente de la canción entre los coleccionistas de rarezas, pero esta tiene algo diferente: Lennon grita en el micrófono la frase de Yoko “They become naked”. 



 

4. “Helter Skelter”

Antes de que se anunciaran las listas de canciones de los seis cds, los fanáticos de los Beatles tuvieron la esperanza de que se lanzara la versión legendaria de 27 minutos de esta canción. No lo fue, pero hay dos tomas especiales: La primera, la “Take 2”, dura 13 minutos y se grabó justo antes de la famosa toma larga. Se parece a la versión más larga y Giles Martin reconoce que es más lenta que la versión lanzada. 

La “Take 17”, en realidad es la más escuchable de los dos y está más cerca de la versión conocida. Es una versión salvaje con McCartney gritando a su manera. Si la versión originalmente lanzada parece escandalosa, la “Take 17” supera eso.



  

Las 10 mejores del “White”

 

10. "Back In the U.S.S.R."

El impacto ciertamente se ha diluido con el tiempo, pero "Back In the U.S.S.R." es un brillante homenaje y subversión a los Beach Boys y Chuck Berry. 

En lugar de celebrar al adolescente norteamericano, McCartney exalta las virtudes de la Unión Soviética y mantiene el punto máximo de las tensiones de la Guerra Fría. Pero lo que hace "U.S.S.R." es explotar lo implacable que eran los Beatles. Mientras ese cohete grita desde arriba, Paul ataca las teclas como Little Richard, mientras Harrison arranca con un solo de guitarra. Los Fab Four realmente suenan como si se estuvieran divirtiendo, tal vez sea  la única vez en este álbum.

 

9. "Dear Prudence"

Las canciones del “White Album” tienen algunas historias bastante extrañas, pero esta, escrita por John acerca de persuadir a “Prudence”, la solitaria hermana de Mia Farrow, para que salga de su habitación mientras se encuentra en un retiro de meditación en la India, es sin duda la más extraña. Pero, aparte de las trivialidades de la cultura pop, "Dear Prudence" es simplemente una de las piezas más hermosas del catálogo de los Beatles, desde el resplandeciente tono de la guitarra hasta las exuberantes voces de fondo que habitan en un clímax trascendente y que se estrellan en el coro final.

 

8. "Rocky Raccoon"

"Rocky" es un cuento enrevesado de mapaches que incluye un triángulo amoroso: Un doctor borracho, una venganza en el Viejo Oeste y el histórico personaje bíblico de Gideon, el “Destructor", el "Guerrero poderoso"; juez y guerrero del Antiguo Israel 

Funciona como una parodia de las canciones populares de los años 60. Un homenaje convincente a la música country con George Martin haciéndole cosquillas a un piano y McCartney adoptando un acento de vaquero no muy convincente. 

Para un álbum que cubre temas personales y políticos embriagadores, "Rocky Raccoon" le brinda al “Álbum Blanco” una sensación de ligereza apropiadamente descentrada.



 

7. "Blackbird"

Inspirado por el movimiento de derechos civiles en América, J.S. Bach y un canto de mirlo, esta canción de McCartney lo desarma a uno por su sencillez, sin adornos y la franqueza de la metáfora.



 

"Toma estas alas rotas y aprende a volar, Toda tu vida, 

Solo esperabas a que surgiera este momento".

 

Es lo suficientemente simple como para que un niño pueda entender, pero es una imagen tan impactante que incluso después de innumerables escuchas, resuena, se queda en el infinito. Es difícil escribir canciones políticas que no envejezcan de inmediato, pero "Blackbird" es una canción tan  magistral, que evita ese escollo.

 

6. "Glass Onion"

 

Ringo hace grande la canción con su batería, pero también cuenta con las cuerdas de George Martin que toman el control finalmente. Lennon suena positivamente alegre y se aleja de su amargura pasada. Es una burla punk en su voz que está respaldada por unas afiladas guitarras.  Una explosión emocionante de dos minutos de sátira reprimida.



 

5. "Julia"

Para un escritor tan cínico y cauteloso como Lennon, la franca emoción de "Julia" sigue siendo asombrosa incluso 50 años después. Una meditación sobre sus sentimientos no resueltos hacia su madre, “Julia" sigue siendo una declaración de amor desgarradora para una madre con la que se sintió abandonado cuando era niño. El estilo suave de la guitarra enfatiza el tono solitario de la canción. La melodía es sublime y  Lennon suena irrevocablemente solo mientras la entrega.



 

4. "Ob-La-Di, Ob-La-Da"

Irritante para algunos (incluido Lennon), estimulante para otros, "Ob-La-Di, Ob-La-Da" es un relámpago del optimismo de McCartney destilado en una ráfaga de tres minutos con bongos, maracas, adornos de falsete y Sonidos de piano que suenan directamente como en un salón del Viejo Oeste. 

Mientras muchos rockeros británicos se avergonzaban con la música reggae en los años 70, McCartney evitó años antes inteligentemente imitar el género; en cambio, recurrió a la flotabilidad del ska y permitió su viabilidad futura.  Esta es una de las más delirantemente y divertidas canciones  en el catálogo de los Beatles. Si bien la mayoría de las canciones de rock tratan sobre la emoción del primer amor o el espíritu hedonista de la fiesta, McCartney de alguna manera hace que la vida doméstica suene como el mayor placer de todos.



 

 

3. "Helter Skelter"

Grabado cuando Black Sabbath estaba en su infancia y algunas bandas como Blue Cheer estaban dando pasos tentativos en la creación del heavy metal, es sorprendente pensar que los Beatles, una banda pop en el corazón de todos, crearon uno de los clásicos prototipos del género. Aún más sorprendente es el hecho de que Paul, el Beatle lindo con una afición por las melodías tontas, fue la fuerza impulsora detrás de este asalto sonoro. 

Aparte del riff puntiagudo de la guitarra que te hipnotiza mientras te obliga a buscar tapones para los oídos, "Helter Skelter" predice la marea, castigando la tonalidad del heavy metal en un momento en que la mayoría de las bandas del futuro metal se estaban acercando más a otras cosas. Es un track extrema que vale la pena: McCartney grita como un demonio, Ringo golpea los tambores como un hombre de las cavernas, pero además “Helter Skelter” no tiene uno sino dos finales falsos. La canción dejó ampollas en los dedos de Ringo, pero allanó el camino para todo un género musical. 

 

2. "Happiness Is a Warm Gun"

Al abrirse con reflexiones poéticas obtusas,  Lennon toca el cielo con esta mini epopeya de tres partes. 

Si bien es más una sátira de la cultura de las armas que una metáfora de las drogas, la parte media se canta desde la perspectiva de un drogadicto mientras una guitarra gruñe y ruge como un animal salvaje sedado, pero enojado.

Pero el tercer segmento incendiario es la apoteosis clara. Mientras que las voces adoloridas  de respaldo ofrecen una sed de sangre quejumbrosa, un exaltado Lennon extrapola la liberación orgiástica del sexo, la violencia y una vaga ilusión de seguridad.

Lennon tiene uno de los momentos más gloriosos y desgarradores de la historia de la música.



 

 

1. "While My Guitar Gently Weeps"

Durante la grabación del “Álbum Blanco”, George Harrison estaba en su camino hacia una seria maduración espiritual y musical. Desafortunadamente para él, las dos fuerzas creativas de los Beatles no estaban tan entusiasmadas con él, subestimaban regularmente sus composiciones y expresaban mucho desdén por el viaje de meditación a la India, que les pareció mucho menos esclarecedor que él. John y Lennon se creían los Dioses de la banda. 

George hizo esta maravilla con el amor y la armonía que se desvían, pervierten y se invierten en nuestro mundo.  

El gotea lentamente en una sensación de aislamiento espiritual y desolación. Su guitarra es una salida para sus frustraciones, esperanzas y lágrimas. 

Con Eric Clapton brindando algo de ayuda no acreditada “While My Guitar Gently Weeps" suena como si estuviera llorando, no solo por George, sino por el potencial creativo latente en todos nosotros.  Es el mejor momento de George en los Beatles, y el más destacado momento de todo el “White”.




Este artículo fue escrito originalmente en inglés para billboard.com por Keith Cauldield, Steve Marinucci y Joe Lynch, y adaptado y traducido al español por Carlos Passage para billboard.com.ve